Random o kick! -.-

Ella se llamaba así misma tímida e introvertida. Cursaba aun segundo de secundaria y ya estaba harta de la superficialidad que embriagaba cualquier ambiente que ella visitará. Yo no tengo amigos, se repetía constantemente, solo actuó sumisamente para sobrellevar el momento. Y así caía la tarde y su usual ceremonia empezaba. Se acurrucaba en su cama y mientras miraba el techo estiraba delicadamente su brazo izquierdo que sin mucho esfuerzo siempre habría de encontrar un libro interesante en su trayecto. Cogía con ambas manos aquel libro, cerraba los ojos y dejaba que sus dedos decidieran la página a leer, respiraba profundamente y se aventuraba a vivir. Esto es lo quiero – pensaba- esto es sentir, esto existir, yo soy lo que ellos escriben.

 

Yo soy… palabras que se pierden con cada historia.

 

Nada en especial, nada sobresaliente a los ojos de la sociedad. Una que otra persona podía apreciar su verdadero valor, otros simplemente sentían respeto debido a su intelecto y las personas más cercanas a ella simplemente la tildaban de inmadura. Ella se mantenía serena, se resignaba a vivir también esa vida llena de actuaciones e improvisaciones; sin embargo si aparecía algo que amenazara su pasión ella libraría una gran batalla, una igual a esas que ya tantas veces había experimentado en su imaginación. Y llego ese día, sabia sus parlamentos perfectamente, sus dotes apelativas eran muy grandes pero nadie la quiso escuchar. Un pequeño fallo que habría de lapidar cualquier recurso que ella deseara utilizar.

 

En resumen le quitaron la libertad para imaginar, para vivir, para estar ser lo que era, la obligaron a que descubra el mundo que la rodeaba, a que compartiera con los demás lo que por derecho era privado, a que sus historias ya no fueran solo de ella.

 

No fue nada fácil, tuvo que renunciar a lo que más quería, tuvo que renunciar a ser lo que era para ser lo que su sociedad requería. Imitando torpemente cosas que le parecían aceptables, tratando de encontrar la manera correcta de conducirse no siendo tan correcta, aceptando su realidad, aceptando donde vivía y lo que sucedía a su alrededor; pero por sobre todo buscando que la tildarán de extraña, pues así ella nunca olvidaría su pasado y su futuro, la singularidad se convertiría en su razón para continuar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: